Es imposible transitar dentro de La Parada. No hay espacio y la mercadería se confunde con los peatones. (Martín Pauca)
Es imposible transitar dentro de La Parada. No hay espacio y la mercadería se confunde con los peatones. (Martín Pauca)

Manuel Igreda Reáteguimigreda@peru21.com

Para nadie es una novedad que el Mercado Mayorista Nº 1, conocido como , es sinónimo de caos, desorden y hasta delincuencia. Pese a esta realidad, increíblemente, la mayoría de comerciantes se niegan a mudarse a Santa Anita. Sin embargo, existe una poderosa razón: las millonarias ganancias que perciben los 739 concesionarios, pues estos pueden llegar a cobrar hasta 15 mil soles mensuales por el alquiler de un puesto.

Así lo explicó el expresidente de la Empresa de Mercados Mayoristas S.A. (Emmsa), Luis Baca Sarmiento, quien detalló que un solo puesto es alquilado a más de una persona. Así, el concesionario llega a cobrar hasta más de 500 soles al día.

"Es evidente que hay mucha gente que no quiere dejar ese negocio pues por años ha ganado cuantiosas sumas de dinero", manifestó Baca.

En Santa Anita, la realidad sería otra. Según el anuncio que hizo la actual directiva de Emmsa, los comerciantes tendrían ahora que formar consorcios; es decir, se deberán agrupar de acuerdo con los productos que vendan para, luego, pagarle directamente a esa empresa por el alquiler de los puestos. El monto sería de entre 3 mil y 5 mil soles.

Sin embargo, habría una falta de comunicación con los negociantes. "Hay temor entre los mayoristas por mudarse porque no hay una buena campaña de información", refirió Baca.

No obstante, la y los mayoristas iniciaron tres mesas de diálogo el último viernes.

Emmsa les ofrece a los comerciantes una serie de beneficios. Por ejemplo, señala que los actuales puestos que ocupan en La Parada son de apenas 12 metros cuadrados, mientras que, en Santa Anita, los locales son de 40 metros cuadrados.

CONGESTIÓN Y DESORDENMientras se inicia el diálogo, el caos continúa en La Parada. Todas las madrugadas, en el cruce de las avenidas Aviación y Bausate y Meza, decenas de camiones se estacionan para descargar frutas y verduras, causando una gran congestión. A ellos se suman los carretilleros, quienes se apoderan de la pista impidiendo el tránsito de los taxis y de los buses de transporte urbano. También está el problema de la basura y la delincuencia.