La depresión no atendida puede tener consecuencias fatales. (Heiner Aparicio)
La depresión no atendida puede tener consecuencias fatales. (Heiner Aparicio)

Por lo menos un millar de personas por año intentan suicidarse en el país, de los cuales el 20% está conformado por niños y adolescentes, reveló hoy Freddy Vásquez Gómez, psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi.

En declaraciones a la agencia Andina, el galeno refirió que esta situación se torna preocupante por lo que urge una labor conjunta del Estado y de la sociedad civil para revertir esta realidad.

El especialista explicó que si un niño o adolescente muestra cambios de humor, tristeza, llanto o irritabilidad podría presentar un cuadro de intento de suicidio.

Igualmente, dijo que hay que estar atentos cuando un menor de edad no quiere salir de su casa, no desea relacionarse con sus amigos, escribe cartas de despedida y tiene sentimientos de desesperanza o desilusión frecuentes.

"Estos comportamientos son típicos de chicos con tendencia al suicidio. Por eso hay que poner énfasis ante esas situaciones", explicó.

Recomendó a los padres de familia cuyos hijos presentan tendencias suicidas actuar inmediatamente y buscar ayuda profesional.

Según Vásquez, los menores con estas tendencias son afectados principalmente por la violencia en el hogar, el bullying o acoso escolar, y el ciberbullying.

Por otro lado, Gladys Luy Pérez, jefa del área de psicología de la fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), explicó que entre el 2005 y lo que va del 2013 recibieron 700 llamadas telefónicas de personas que intentaron suicidarse.

"Las llamadas son de jóvenes, afectados por la violencia en el hogar y en los centros de estudios", dijo.