Sigue actualizado en nuestra APP

Metro de Lima: Revendedores de pasajes siguen operando en los exteriores de las estaciones

Informales , que cobran s/0.50 más, ahora operan en las afueras de las estaciones. Esto sucede pese a que se amplió el horario de atención en boleterías, sobre todo, en horas punta.

Shirley Avila

Son las 7:00 a.m. y decenas de personas corren para ingresar a las estaciones de la Línea 1 del Metro de Lima. Al bullicio y al desorden se suman gritos que anuncian la informalidad. “Saldo, saldo”, ofrece un grupo de hombres y mujeres. Estos son los revendedores de pasajes que siguen operando en los exteriores de las estaciones pese a que las boleterías ahora atienden de forma permanente a fin de que los usuarios recarguen sus tarjetas con mayor facilidad y rapidez.

Perú21 estuvo ayer en la estación Bayóvar, en San Juan de Lurigancho, y pudo ver –al menos– a siete revendedores, entre ellos una madre y su hija de unos 21 años, una mujer de 63 años y un extranjero. Desde las 7:00 a.m. hasta las 10:30 a.m., ellos revendieron pasajes a unos 150 usuarios.

¿Cómo operan? Hasta fines de junio, los revendedores operaban al lado de las máquinas validadoras de saldo (torniquetes de entrada) a vista y paciencia de los trabajadores. Ahí mismo ofrecían “saldo” a S/2, es decir, 50 céntimos más de la tarifa (S/1.50). Los usuarios pagaban, recibían la tarjeta, la pasaban por el torniquete y ahí mismo la devolvían.

La Contraloría de la República pidió a la Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico (AATE) que corrigiera este problema que causaba enfrentamientos.

(Perú21)

BURLAN CONTROL
Ahora, los trabajadores impiden el ingreso de los revendedores a las estaciones, pero estos se las arreglan para seguir con la informal práctica. Captan a los usuarios en la parte externa de las estaciones, dan la tarjeta y esta les es devuelta a través de las rejas, una vez que el pasajero ya pasó el torniquete de seguridad.

La pasajera Marianella Paredes dice que “la reventa ayuda en casos de emergencia. Se ahorra tiempo. Además, la máquina muchas veces no nos da vuelto y nos demoramos más”. Otros usuarios señalaron que pierden 10 minutos haciendo la cola para recargar y otros dos en la máquina. Luego deben hacer otra cola de 20 minutos para ingresar a la estación.

“No obligamos a nadie. Creemos que ayudamos a los que están contra el tiempo. Para nosotros, es una forma de vivir. Solo ganamos S/30 para comer en el día”, señaló uno de los revendedores.

DATOS

  • El Metro de Lima informó que se han ampliado los horarios de atención en las boleterías de todas las estaciones.
  • Dijo que se está evaluando ampliar los centros de recarga en diferentes puntos de la ciudad, tal como lo hace el Metropolitano.
Ir a portada