Burlan control. Ambulantes operan ante la mirada de serenos. (Roberto Cáceres)
Burlan control. Ambulantes operan ante la mirada de serenos. (Roberto Cáceres)

La presencia de serenos y policías no es un impedimento para que cientos de ambulantes se apoderen de las pistas y veredas de Mesa Redonda a solo pocos días de la Navidad. Así, este lugar es –una vez más– una bomba de tiempo en la que la gente ya ni puede caminar.

Según Defensa Civil de la Municipalidad de Lima, la afluencia de público ha aumentado en los últimos días de 200 mil personas a cerca de 800 mil.

Tras un recorrido por el lugar, Perú21 comprobó que decenas de ambulantes continúan en los jirones Cusco, Mesa Redonda y Andahuaylas. Ahí nos encontramos con cinco serenos y nueve policías que no representaban ningún obstáculo para los vendedores informales.

De esta manera, los ambulantes, además de apoderarse de las pistas, se han apostado en las entradas y salidas de los centros comerciales.

"BOMBA DE TIEMPO""Mesa Redonda sigue siendo una bomba de tiempo. Carece de rutas de evacuación y tiene las vías obstruidas", reclamó Lucinda Díaz, una vecina de esta zona.

Cabe precisar que las cuadras 8, 9 y 10 del jirón Andahuaylas han sido invadidas por filas de vendedores de adornos navideños y de comida al paso. El único espacio de evacuación que quedaba, en la cuadra 10 de Andahuaylas, ha sido cubierto por cajas de cartón. En esta misma zona hay instalaciones clandestinas de electricidad.

SABÍA QUE

  • Solo 800 serenos de Lima resguardan las diversas calles de Mesa Redonda y el Mercado Central.
  • Este número de agentes es insuficiente para el control de esta zona comercial, según lo admitió Enrique Aguilar, gerente de Seguridad Ciudadana del municipio limeño.

TAGS RELACIONADOS