El colmo. Los médicos del Ministerio de Salud () comenzaron a dar de alta a los pacientes del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas, debido a la que acatan hace 22 días.

Máximo Alorca, uno de los afectados, salió del centro de salud en piyama y tuvo que tomar un taxi. El hombre salió llorando pues tiene dañadas las dos primeras vértebras y no puede mover el cuello.

Según indicó a América Noticias, le informaron repentinamente que tenía que dejar el hospital, por lo que no pudo llamar a ningún familiar.

Otro paciente, Julio Silva, también fue retirado del hospital pese a que tiene una bala alojada entre la primera y segunda vértebra y no puede mover la mano ni la pierna.