El director del penal de Lurigancho, coronel Tomás Garay Durand, dio a conocer el informe preliminar de los médicos que investigaron las causas de la muerte del cirujano Max Álvarez, .

"El diagnóstico médico preliminar de acá, de nuestra clínica, es muerte por paro cardiorrespiratorio", dijo para la prensa. Sin embargo, sostuvo que todavía no se han determinado las causas de dicho paro. Agregó que Álvarez sufrió una descompensación ayer, por lo que fue trasladado a la clínica del lugar.

De otro lado, una mujer que se identificó como Esmeralda y que aseguró ser la pareja de Álvarez, contó que el médico ya tenía problemas de salud desde el sábado. Indicó que habló con él telefónicamente y que le comentó que no podía respirar bien.

Esmeralda agregó que acudió al penal el martes para consultar con él la medicación que podía recibir por su malestar, pero que las autoridades no la dejaron ingresar.

Ante estas declaraciones, el director del establecimiento detalló que no la dejaron ingresar porque no tenía vínculo sanguíneo con el fallecido, a diferencia de su hija, quien lo visitó hace un mes antes de viajar al extranjero, razón por la cual se le otorgó un permiso especial.