María Vila perdió todo tras el desborde del río Chillón, pero su familia está unida.
María Vila perdió todo tras el desborde del río Chillón, pero su familia está unida.

María Vila Garcés tiene 40 años y jamás imaginó una pesadilla como la que vivió ayer cuando el río Chillón se desbordó. "Mi esposo y yo hemos sido arrastrados por salvar a nuestros 11 hijos", dice, todavía aterrada. Su casa en Tambo Río, en Comas, está en escombros. ¿Qué pasará ahora?

"No puedo entrar a mi casa porque el lodo llega a un metro de mi puerta. Tenía cuyes, gallinas, pollos, todos han muerto y están sepultados dentro. Hemos salvado a algunas gallinas, pero yo tenía más de 100 animales y casi todos han muerto", recuerda.

Vila Garcés, sin embargo, se siente orgullosa de haber rescatado a los que más quiere, sus hijos: "Mi esposo y yo hemos sido arrastrados por el río por salvar a mis 11 hijos. Me dolía verlos llorar, sobre todo a mis hijos pequeños de 5 y 7 años. Hemos pasado la noche solo con un toldo que nos han brindado algunos vecinos".

Desolada, Vila y su familia esperan un nuevo día. Saben que lo peor quizás no ha llegado.

Más información/h2>

Giovanna Napa lo perdió todo y pide comida para sus hijos que se están muriendo de hambre — Diario Perú21 (@peru21noticias)