sos
sos

Ha tenido más de 30 hijos. Con cada uno de ellos ha reído, ha jugado, ha leído innumerables historias, ha cantado, les ha repetido que los ama, pero también ha llorado, también se ha molestado y también los ha corregido con el inmenso amor que solo una madre sabe expresar.

Anita es una cuidadora SOS de y, aunque muchos de sus hijos –como ella los llama– ya han crecido y han comenzado a hacer sus vidas –algunos ya son exitosos profesionales y otros aún están siguiendo una carrera–, siempre vuelven a buscarla, a escuchar sus consejos, sus llamados de atención, y es que ella es su madre de corazón y de pura voluntad.

Rosa Quispe es otra mamá. Tiene por costumbre que cada vez que uno de sus hijos llega a su hogar por primera vez (pequeñas casas), los recibe en medio de una fiestecita, con globos y canciones.

“El lazo con mis niños nunca termina. Lo que hago es darles bastante amor, les he enseñado a lavar su ropa, a leer, a escribir. En el refrigerador de la casa tengo la lista de las comidas que les gusta a cada uno de mis hijos. Aun cuando ellos ya no están conmigo, siempre estaré para ellos cuando me necesiten”, nos contó visiblemente emocionada.

Ambas mujeres pertenecen a Aldeas Infantiles SOS. La primera es de la sede de y la segunda del , y forman parte del batallón de 181 mamás que reciben a niños en estado de abandono o que han sido víctimas de algún tipo de .

Nancy Martínez, directora nacional de las 12 Aldeas Infantiles que hay en el país, señaló que las madres SOS están capacitadas para recuperar física y emocionalmente a los niños que atraviesan por situaciones críticas. “Tenemos un plan de desarrollo individual para cada menor. No solo trabajamos con ellos, sino también con sus familias”, indicó.

TENGA EN CUENTA

- La Aldea Infantil SOS del Callao, ubicada en la Av. 200 Millas, alberga a 50 menores de entre 2 y 17 años, que están agrupados de seis o siete en cada hogar.

- La institución acoge actualmente, a nivel nacional, a más de 1,200 menores que fueron víctimas de violencia.