Machu Picchu: Trasladaron a turistas que quedaron varados. (Percy Hurtado/USI)
Machu Picchu: Trasladaron a turistas que quedaron varados. (Percy Hurtado/USI)

La Policía del Cusco, con la ayuda de la empresa privada, rescató ayer a los 51 turistas chilenos, así como a otros 150 viajeros peruanos y extranjeros, que estaban varados en Aguas Calientes, luego de que el último lunes colapsara el puente Aobamba, ubicado en el distrito de Santa Teresa, el cual servía como vía alterna para acceder a la ciudadela inca de Machu Picchu.

El puente se vino abajo debido a las fuertes lluvias que caen en los últimos días en el lugar, dejando a unas 200 personas sin poder salir del distrito. Los viajeros tuvieron que pernoctar en el sector de Hidroeléctrica y, ante la falta de hospedajes, fueron ubicados en algunos restaurantes y en otros locales de la zona, donde recibieron alimentación.

Según una evaluación de Defensa Civil, el 70% de la estructura del puente se derrumbó y la parte restante sufrió daños severos, por lo cual la habilitación de otro pase peatonal por el lugar tomará varios días.

Ante la situación de emergencia, trabajadores de la empresa Graña Montero habilitaron con palos, troncos y cuerdas un puente peatonal provisional por donde la mayoría de personas varadas se trasladó hacia la localidad de Santa Teresa. Sin embargo, por medidas de seguridad y ante la inusitada crecida del río, dicho puente fue retirado.

Por la vía artesanal pasó la mayoría de los viajeros varados, incluyendo a varios visitantes chilenos. No obstante, 12 ciudadanos del país del sur se quedaron, al enterarse de que su embajada les costearía los gastos de retorno.

Más tarde, la empresa de trenes Peru Rail, en coordinación con la Oficina Desconcentrada de Relaciones Exteriores en Cusco y la Policía Nacional de Turismo, empadronó a las personas varadas y las trasladó sin costo alguno desde la estación de Hidroeléctrica hasta la estación de Ollantaytambo. Se programaron dos salidas: a las 16:35 y a las 18:10 horas.

DATOS

- El general PNP Rodrigo Prada Vargas, jefe de de la Región Policial Sur Oriente, recomendó a los turistas no intentar poner troncos para pasar por el río.

- Asimismo, dispuso que 20 policías cerquen el lugar para resguardar la integridad de los viajeros.