El hotel Marriott de fue anoche el escenario de un macabro hallazgo. Un turista estadounidense llevaba muerto dos días en una habitación del piso 17.

Albert Boulder, de 52 años, había llegado a Perú el pasado 27 de junio y un paro cardiaco habría acabado con su vida, según el fiscal de turno que llegó al lugar.

El cuerpo de Boulder estaba en la cama, junto con una botella de gaseosa y pastillas antidepresivas, informó el noticiero 90 Segundo, edición sabatina. La Policía investiga el caso.