(USI)
(USI)

Luis GalarretaCongresista

Deja una gran preocupación la actitud de la alcaldesa de ponerse de lado de la constructora. Se deja a una empresa privada, que ha tenido una acción ineficiente, hacer lo que quiera y, en vez de fiscalizar, da la impresión de que la comuna forma parte de la compañía. Hay una responsabilidad del municipio limeño en cuanto a la fiscalización de este proyecto. Así como tienen un montón de fiscalizadores de tránsito en la Av. Abancay, también deberían preocuparse por que esta obra no ponga en riesgo, como ha sido el caso, a una vía tan importante como la de Evitamiento.

Será importante conocer, cuando la alcaldesa acuda a la Comisión de Fiscalización, de la cual soy miembro, cuánto le va a costar esta inundación a la ciudad. Una empresa no va a trabajar para perder dinero, por lo que hay que ver hasta qué punto correrá con los daños. La autoridad no puede escudarse en que las críticas por lo ocurrido tienen que ver con la revocatoria que está en curso. Por el contrario, debe asumir su responsabilidad.