Ivette Manrique Alcalde (23), la joven que denunció al jugador Luis Cordero Cuéllar, narró lo ocurrido la noche del miércoles luego de acompañar al exseleccionado y a su esposa a un karaoke, antes de ir a una habitación de un hotel en .

En declaraciones al noticiero Abre los ojos, Manrique Alcalde señaló que logró salir del cuarto en un primer momento cuando vio que el futbolista subía a su esposa Greassi Roxana Zamora Peña (27) –quien se encontraba en muy mal estado- a la cama.

"Salió un chico que parece que trabaja en el hotel y entre los dos me han agarrado y me han metido de nuevo a la habitación (…) Ahí es donde me empezó a jalonearme el brazo, me empezó a quitar el pantalón, me quitó los zapatos. Y yo le decía 'déjame, qué te pasa, llévame a mi casa'. Yo quería abrir las ventanas y él me decía 'por qué eres escandalosa, cállate, échate en la cama'", contó.

Tras el forcejeo, la joven logró encerrarse en el baño, en donde se quedó dormida. Al salir, vio a la pareja dormida y abandonó el lugar. Pasadas las 3:00 a.m., llamó a su mamá para que la fueran a buscar por la avenida Gamarra, en el mencionado distrito.

'POMPO' SE DEFIENDEEn el mismo programa, Cordero Cuéllar se defendió de las acusaciones de la joven al asegurar que esta se "había pasado de tragos y le dio sus diablos azules". Alegó que desconoce los motivos que la impulsan a denunciarlo y dijo que "de repente quiere un poco de prensa".

"Que si ella se pasó de tragos y le dio sus diablos azules o que ella pueda imaginarse cosas, yo no estoy acá para acusar a nadie, simplemente que diga la verdad. En ningún momento he querido tocarla ni violarla, porque en el estado que ella estaba, si yo hubiera querido violarla, ¿usted cree que se me va a escapar? Yo no he querido hacer nada", indicó.