La exemerretista estadounidense regresó anoche a Lima para cumplir los términos de su libertad condicional tras por primera vez desde su arresto en 1995.

La mujer, de 42 años y madre de un niño, llegó seis días antes de que venciera el polémico permiso otorgado por el Poder Judicial, que recibió una ola de críticas e incluso una propuesta del Ejecutivo para .

Berenson obtuvo la libertad condicional en el 2010 tras cumplir 15 años de una condena de 20. Un juez le dio permiso para viajar el mes pasado y pasó 17 días en Estados Unidos.

Ella optó por no hablar con los periodistas a su llegada al aeropuerto de Lima con su hijo, ni en los exteriores de su departamento, donde también la esperaba la prensa.

Su retorno sorprendió a propios y extraños, ante los temores de que no volviera al país para cumplir el resto de su libertad condicional.