Un niño de tan solo 2 años terminó con quemaduras de segundo y tercer grado en las piernas y los glúteos luego que su madre lo introdujera en una tina con agua hirviendo. Ocurrió en .

Jissela Chapina Rojas (23) estaba preocupada por las constantes diarreas que el menor venía presentando durante los últimos días, informó Primera noticia.

Fue una vecina de su poblado en Santa María, , quien le recomendó que vaya al mercado local a comprar una serie de hierbas medicinales para hervirlas en agua y luego sentar al menor en esta, con el fin de que se cure.

El pequeño gritó de dolor tras entrar en contacto con el agua caliente. La joven madre lo llevó al hospital de Yurimaguas, al percatarse del daño que le había causado.