Mauro Fernández tendrá que responder ante la justicia peruana. (EFE)
Mauro Fernández tendrá que responder ante la justicia peruana. (EFE)

El argentino Mauro Fernández, miembro de e integrante del grupo que ingresó a la zona intangible de las para colocar un mensaje ambientalista, no fue arrestado ni cumple arresto domiciliario, aclaró la ONG.

Greenpeace hizo esta precisión luego que se informara que Interpol había ubicado y capturado a Mauro Fernández por un pedido del Poder Judicial peruano, que lo procesa por haber ocasionado daños irreversibles al patrimonio cultural.

La única medida restrictiva que tiene el activista es que no puede salir de Argentina, tal como lo dispuso el Juzgado Federal Nro.7, a cargo del magistrado Sebastián Casanello.

La primera versión señalaba que el integrante de Greenpeace iba a estar bajo arresto domiciliario durante 24 horas, tiempo en el que la justicia peruana debía tramitar su pedido de extradición. Además, se indicó que Fernández podría ser recluido en un penal por seis meses mientras duraba el proceso.

La intervención de Greenpeace en las Líneas de Nasca se dio en diciembre pasado. Los activistas colocaron el mensaje "Time for change" junto a la figura del Colibrí, lo que causó daños irreparables a los geoglifos.

El suceso dio la vuelta al mundo e hizo notar la falta de protección de los patrimonios monumentales en el país, ya que los activistas no tuvieron impedimento alguno para cometer su acto ilegal.