Se apoderan de los carriles exclusivos con total impunidad, como ocurre en el tramo del Corredor Azul. (Mario Zapata)
Se apoderan de los carriles exclusivos con total impunidad, como ocurre en el tramo del Corredor Azul. (Mario Zapata)

Avenida Tacna, 7:45 de la mañana. En plena hora punta, largas filas de taxis invaden los dos carriles destinados a los buses azules. A los choferes no les importa que el semáforo que tienen al frente se encuentre en luz verde; se estacionan con el fin de captar algún pasajero. Esta escena se repite todos los días en esta vía y en otras avenidas, como Garcilaso de la Vega, Abancay, Arequipa, Salaverry y 28 de Julio.

Lima se encuentra prácticamente inundada por miles de taxis, la mayoría informales. De acuerdo con la gerenta de Transporte Urbano de la Municipalidad de Lima (GTU), Fanny Eto, estas unidades ocupan el 60% de las vías y tan solo atienden el 4% de la demanda del transporte público. Es decir, cuatro de cada cien personas que se movilizan en algún medio de transporte masivo abordan un taxi.

"En los últimos años se ha duplicado el parque automotor y, por ende, el número de taxis. Sin embargo, los viajes en estos últimos se han reducido y han pasado de 902 mil en el 2004 a 591 mil en el 2012", manifestó la funcionaria a Perú21 citando datos consignados en el Plan Maestro del Centro Histórico de Lima al 2035.

¿Por qué sucede esto? Eto explicó que el desempleo y la inestabilidad económica han originado que más personas opten por este trabajo. No obstante, aclaró que los limeños prefieren usar los servicios masivos y económicos, como buses o trenes.

"El transporte masivo en buses se ha incrementado. También han aumentado los viajes en bicicletas y en mototaxis. En tanto, los desplazamientos a pie han crecido en un 25%", detalló.

LA INFORMALIDADLa gerenta de Transporte admitió que todo este problema se ha generado, principalmente, por los taxis informales. Dijo que, según cifras del Servicio de Taxi Metropolitano (Setame), "en la capital existen 200 mil taxis; de ellos, 91 mil son formales y 106 mil informales. El resto (unos tres mil) está tramitando su permiso o ha dejado de ser formal (con lo que se han convertido en 'piratas'). En tanto, en el Callao hay 45 mil taxistas formales".

A esta difícil situación se suman también los colectivos, que se han duplicado en los últimos años debido al mal servicio que ofrecen las combis, coasters y buses, y a la implementación del Corredor Azul, que anuló varias rutas de transporte público.

"Es informal y brinda un pésimo servicio al usurpar rutas que no le corresponden. Es uno de los causantes de la congestión vehicular en la ciudad", refirió.

Al respecto, el presidente de la Federación Nacional de Taxistas y Colectivos (Fentac), Joaquín Rosas, opinó que la informalidad en este sector se solucionará cuando el Municipio de Lima formalice a 25 mil taxis colectivos que operan en la capital y reconoció que estos vehículos generan caos en las pistas limeñas.

"Nosotros, al menos, estamos agrupados en 150 empresas de transporte. Tenemos los permisos del municipio pues estamos registrados en otras modalidades. Esto no ocurre con los piratas, ellos deben ser erradicados", manifestó.

Rosas afirmó que la Fentac pedirá una reunión con Eto para tratar el tema. "No solo pediremos la formalización, también que todos los taxis en Lima sean pintados de un solo color, para dar seguridad a los usuarios y rentabilidad a los taxistas", sostuvo.

Al respecto, la funcionaria fue clara: "El municipio no formalizará al colectivo, es inseguro e ilegal".

Por su parte, Luis Quispe Candia, director de la ONG Luz Ámbar, explicó que el colectivo existe porque el transporte urbano en Lima es deficiente. "Ese servicio no solo genera la competencia desleal al servicio de transporte masivo, sino también usa como paraderos diversas calles", añadió.

Óscar Florez (oscar.flores@peru21.com)

TAGS RELACIONADOS