El falso profeta chileno Ramón Castillo Gaete, quien , tras la muerte de un recién nacido en un supuesto rito satánico, habría cambiado su apariencia para pasar desapercibido en nuestro país.

El sujeto se habría rasurado la barba y rapado el cabello, según informó la Policía Nacional del Cusco.

Se reportó que el falso profeta iría acompañado de una mujer, y ambos llevarían una gran cantidad de dinero en efectivo producto de las donaciones de sus seguidores y de la venta de un inmueble.

Por su parte, Juvenal Zerecada, jefe de la Policía de Turismo, señaló que se está realizando la intensa búsqueda para dar con el paradero de Castillo. Además, a través de la unidad de Criminalística, se ha realizado un identikit del hombre con barba y sin ella.

SE ENTREGARON CÓMPLICESTres integrantes de la secta se entregaron el sábado a la Policía chilena. Una de ellas afirmó que se encontraba en una camioneta, mientras se concretó el ritual satánico.

El ritual ocurrió el 23 de noviembre del 2012 en un fundo agrícola en la localidad de Quillaguay, en la ciudad de Quilpué, a unos 110 km al oeste de Santiago.

El bebé, nacido dos días antes, fue quemado vivo para "salvar al mundo" de la profecía maya. El menor era hijo de una de las cinco mujeres del grupo, quien fue encerrada durante toda la gestación. La secta consumía ayahuasca y eran habituales los sometimientos sexuales, informó la policía chilena.