Un tenso momento se vivió hoy en el cuando un oficial de la Policía de apellido Villena prohibió el ingreso a miembros de la a la Plaza Bolívar, pese a que contaban con una autorización para la realizar una actividad en el lugar.

Ante esta actitud, la congresista Marissa Glave intervino y explicó al policía que tenían el permiso del presidente del Parlamento, Daniel Salaverry, pero al no recibir respuesta positiva, tuvo que comunicarse por teléfono con el ministro del Interior, Carlos Morán.

"Lo que se está haciendo es una discriminación a población invitada por nosotros", explicó Glave. Mientras que el oficial a cargo aseguraba que "la Plaza Bolívar como la Plaza Mayor son lugares públicos y no puede haber concentraciones, preconcentraciones o marchas".

La congresista Indira Huilca intervino y le dijo al comandante que se trataba de una actividad programada, pero al no ceder Glave le pasó el teléfono con el ministro, quien dispuso que se autorice la manifestación.

Finalmente, el policía se disculpó y permitió que un gran grupo de personas ingrese al espacio: "Ya está aclarado el tema, mil disculpas, de repente ha habido esta ligereza, pero lo afinamos".