notitle
notitle

Cientos de pobladores de los distritos de Incahuasi y , de la región Lambayeque, se enfrentaron hoy con la Policía cuando marchaban hacia el campamento de la empresa minera canadiense para pedir su retiro de la zona. Los hechos dejaron como saldo dos heridos de gravedad.

El presidente del Frente de Defensa de los Recursos Naturales de Cañaris, Segundo Narva, declaró que los comuneros marchaban por la zona de Marihuaca cuando los efectivos les cortaron el paso lanzándoles bombas lacrimógenas, lo que desató los enfrentamientos. Reveló que uno de los heridos tiene un golpe en la cabeza.

Narva insistió en la necesidad de que se instale una mesa de diálogo con las autoridades locales y nacionales en Cañaris.

Por su parte, el jefe de la Dirección Territorial Policial de Chiclayo, coronel Jorge Linares, dijo a RPP que los dos heridos, quienes presentan impactos de perdigones en el cuerpo, fueron trasladados a la ciudad de Chiclayo para que reciban atención médica.

Linares descartó que se haya producido algún fallecimiento como informaron algunos pobladores a los medios de comunicación. La versión fue respaldada por el el jefe de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad, Vladimiro Huaroc.

"Tenemos información no solo de la Policía sino del personal del Ministerio de Energía y Minas, se trata de dos heridos y no muertos, quienes ingresaron en la posta de salud de (la zona de) Marayhuaca", dijo

Los pobladores de Cañaris presionan a la empresa que realiza exploraciones en búsqueda de cobre y oro para que se retire de la zona, a raíz de una asamblea realizada en setiembre en la que rechazaron sus actividades.

Candente Copper tiene previsto invertir 1.500 millones de dólares en el desarrollo de la mina Cañariaco para producir 262 millones de libras de cobre anuales, además de una menor cantidad de oro y plata, por un periodo de 22 años.