Por su derecho. Padece un mal degenerativo e incurable. (Martin Mejia)
Por su derecho. Padece un mal degenerativo e incurable. (Martin Mejia)

“Quiero mi derecho a elegir cómo, cuándo y dónde morir... La muerte digna en el Perú es ilegal. Vivo en un Estado que me quita la libertad, y una vida sin libertad no es vida”.

Ana Estrada, de 43 años, describe así su lucha porque el Estado le reconozca el derecho a una muerte asistida digna, la que ha plasmado en su blog .

En este camino ha recibido el apoyo de la Defensoría del Pueblo, que, el 31 de enero, presentó una acción de amparo para que, en el caso específico de Ana, no se aplique el artículo 112 del Código Penal.

“La norma sanciona con tres años de prisión el delito de homicidio piadoso. Además, el que esté prohibido penalmente hace que la Ley General de Salud establezca una disposición que dice que, en todo paciente, hay que respetar la muerte natural. Y toda acción que va en contra de eso está penado por ley”, señaló Josefina Miró Quesada, abogada de la Defensoría.

Indicó que, por esta razón, los servicios de salud están prohibidos de realizar cualquier tipo de acción que pueda tener matiz de suicidio asistido o eutanasia.

La finalidad es conseguir que se le pueda practicar la eutanasia a Ana –quien padece un mal incurable y degenerativo, que paraliza casi todos sus músculos– en el momento que ella decida, cuando seguir viviendo resulte incompatible con su idea de dignidad.

DEFENSORÍA DEL PUEBLO
DEFENSORÍA DEL PUEBLO

TAGS RELACIONADOS