(USI)
(USI)

La empresa de comida rápida Kentucky Fried Chicken () aclaró los motivos de la de su local ubicado en la cuadra 22 de la avenida La Marina, en San Miguel, ante la inspección municipal realizada el 27 de diciembre pasado.

Mediante un comunicado, KFC señala que el cierre se debió a que el establecimiento no exhibía un permiso de funcionamiento nocturno y no por en la preparación de las comidas para el consumo público, como dio a conocer el municipio del distrito.

"Desde entonces, ha circulado en medios y redes sociales la fotografía de un barril azul con un contenido de aspecto desagradable, que ha sido erróneamente presentado como un aceite en uso en nuestras cocinas. Se trata en realidad de un barril de desperdicios de nuestro depósito de desechos", indicó la compañía en su misiva.

En el texto, KFC también ofreció disculpas a sus clientes, a la Municipalidad de San Miguel y, en especial a los medios de comunicación, luego de que sus trabajadores que informaba que los .

De otro lado, la cadena de comida rápida resaltó los altos estándares de calidad en la preparación de sus alimentos, así como en el aceite que emplean en todos sus establecimientos.

Asimismo, recordó que la marca ha sido reconocida como el mejor restaurante de comida rápida por la Cámara de Comercio de Lima () en 2011 y 2012, y que participan de manera activa con diversos municipios en el programa Restaurantes Saludables.

HAZ CLICK AQUÍ PARA LEER EL COMUNICADO