Juan Luis Cipriani: “Hay una estrategia para cerrar el Congreso”

Arzobispo de Lima afirmó también que en el país la justicia puede ser "un arma de ataque". 

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

El cardenal Juan Luis Cipriani indicó esta mañana que "hay una estrategia para cerrar el Congreso". Aunque no indicó de parte de quién viene este supuesto objetivo, afirmó que se trata de un "poder oscuro".

"Un poder oscuro y muy fuerte. Lentamente se va copando y realizando casualidades, algunos quedan tranquilos en su casa, otros en la cárcel.
Empieza a haber una especie de publicidad oculta que quiere cerrar el Congreso. Yo no soy el que tiene que analizarlo, leo los periódicos, escucho los medios. Hay una estrategia para cerrar el Congreso. ¿En nombre de quien?", indicó el cardenal en RPP.

Ciprini señaló que estos ataques forman parte de una estrategia que  "ya logró destruir el Poder Judicial", aunque señaló que no se ha podido aún hacer lo mismo con el Ministerio Público, el cual viene siendo dirigido por el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry.

Además, hizo hincapié en que actualmente hay una pugna entre los tres poderes del Estado: Ejecutivo, Judicial y Legislativo.

"Creo que en estos momentos no hay una buena relación entre estos tres poderes, hay una especie de acomodo. Creo que vale la pena reclamar en nombre del Estado de Derecho y en nombre del bienestar del país y la población un poco de diálogo y no amenazas, de un lado y del otro", afirmó.

¿EN DEFENSA DE KEIKO?

Más adelante, el Arzobispo de Lima refrió que "pensaba que la justicia era una arma que nos defendía pero no un arma de ataque". Sin embargo, al ser consultado si su comentario iba dirigido a la situación de Keiko Fujimori (detenida preliminarmente) prefirió no responder.

"Un día te tocan el timbre y te dicen ‘Señor acompáñeme, porque hay un juez y un fiscal que ha dicho que un día vaya a tomar el sol a la carceleta'. Y cuando tu quieres defenderte no hay un eco a esa actitud", indicó. 

"Es una estrategia oscura. Porque los que tendrían que dialogar y cambiar ideas no tienen un acceso fácil o no saben dialogar. Llega un momento en que todo se concentra en un punto débil para poder atacarlo (...) No estoy hablando contra fiscales y jueces pero no veo ningún vestigio de misericordia, perdón, diálogo. Me preocupa porque vamos en un rumbo desconocido. Un día se dice referéndum, cierre del Congreso, nueva constitución, una marcha. Una serie de situaciones que son amenazantes", agregó. 

Ir a portada