La Policía y el Ministerio Público intervinieron un 'bus-discoteca' en el que se expedía licor a menores de edad y que llevaba a los jóvenes hasta las playas del sur de Lima, prometiendo una verdadera fiesta de verano.

El punto de partida se ubicaba en el cruce de la avenida Benavides y la Panamericana Sur, donde un sujeto contactaba a los interesados en abordar el vehículo. Luego se dirigían hasta distintas playas de Punta Hermosa.

Una vez dentro del bus conocido como "El último playero", se entregaba vasos con vodka o ron a los jóvenes, e incluso jeringas con licor sin registro sanitario, lo que ponía en riesgo su salud, según informaron representante de la Fiscalía.

Aunque los organizadores dijeron que todos eran mayores de edad, se pudo encontrar a seis menores al interior del vehículo.