En una vivienda en la manzana I lote 10 de la urbanización Santa María en fueron encontrados los cuerpos degollados de Humberto Ponciano Poma (47) y sus dos hijos de 14 y 16 años.

Los familiares de Ponciano dijeron que él peleó con su pareja, Rosa Elvira Samamé (37), debido a que esta quería ir a una fiesta. Según dicha versión, la mujer regresó a su casa a las 11 a.m., discutió con su cónyuge y se quedó en la casa de su cuñado, ubicada frente a la suya, informaron medios locales.

Ante esto, Samamé, viene siendo interrogada en la sede de la como sospechosa por las muertes. La Policía piensa que ella sabría algo más sobre el crimen.

Los fallecidos fueron encontrados una cama de su vivienda. Al parecer habrían tomado raticida mezclado con yogurt y tenían cortes profundos en el cuello.

En principio, se pensó que el padre, quien era ciego y tenía una profunda depresión, fue quien cometió el crimen, ya que la Policía encontró una . Sin embargo, la autenticidad de dicha misiva está en entredicho.

Los cuerpos permanecían en la para la necropsia de ley, entre tanto los familiares y amigos esperan llevar los cuerpos hasta Carabayllo en horas del día para continuar con el velorio.