Una nueva modalidad de contrabando conocida como "chatarreo" descubrió personal de la en un operativo de control en Pucusana, al hallar gran cantidad de licores de contrabando por un valor superior a los US$10 mil que estaban escondidos entre fierros viejos y tubos.

El pesado vehículo furgón intervenido es de marca Volvo, con placas de rodaje D1V895/B7H988 y de propiedad de la Empresa de Transportes Can Express. Venía de la zona sur del país con un cargamento para reciclaje. El chofer de la unidad fue identificado como Pablo José Maldonado Villena, indicó el ente recaudador.

Durante los controles, los fiscalizadores descubrieron que el camión escondía 110 cajas con 1,364 botellas de marcas como Appleton, Johnnie Walker, Smirnoff, y Absolut, que no tenían ninguna documentación que justifique su traslado y comercialización.

Esta nueva forma de contrabando, que consiste en esconder bajo gran cantidad de material para ser reciclado las mercancías, tiene como fin dificultar la labor de revisión del personal encargado, para burlar los controles de las autoridades.

Además, encontraron 22 fardos de ropa importada de segundo uso, cuyo ingreso y venta en el país están prohibidos, con un peso total superior a media tonelada.

NOTA ACLARATORIA [actualizado 26/04/13]En una carta enviada a Perú21, Pablo Maldonado Villena dijo que la información que propaló Sunat, que lo identifica como chofer de la unidad intervenida, "es completamente falsa y se está vinculando, sin prueba alguna, mi imagen a la comisión de un delito, del cual deslindo rotundamente respo´nsabilidad".

"Yo contraté el servicio de transporte de material plástico para reciclaje; asimismo, me encontraba en la ciudad de Arequipa al momento de la intervención. Lo anterior se comprueba con la documentación del traslado del material", refiere Maldonado en el documento.