La en San Juan de Lurigancho dejó al asentamiento humano Santa María en una situación desastrosa. Casas inundadas, postes caídos, bermas levantadas. El panorama en el lugar parecía producto de un desastre natural.

Los vecinos de la zona exigen ser indemnizados por Sedapal pues se han visto seriamente afectados. Perú21 recorrió el lugar y constató los graves daños en las viviendas y las calles aledañas.