Un joven y dos niños murieron anoche en un voraz que consumió toda una manzana de viviendas y negocios en la ciudad de .

El fuego, iniciado por una pequeña fuga de gas en una pollería en el centro de la ciudad, se extendió rápidamente a los demás negocios de la zona y mató a Luis Díaz Villagaray (23), a su hermanito menor Anthony (8) y a su prima Erika (13), quienes se encontraban en una vivienda contigua.

En tanto, los tardaron en llegar para sofocar las llamas, debido a que en esos momentos se desarrollaba la procesión del , lo que generó un tumulto de personas y comerciantes en las calles aledañas que hizo dificil acceder al lugar de la emergencia.

Después de varias horas de búsqueda, los rescatistas dieron con los cuerpos de las tres víctimas, quienes perecieron escondidos debajo de una cama.