Las comunidades nativas y los pueblos indígenas del Perú se convertirán en "aliados estratégicos", afirmó hoy el presidente , al sostener que la será una herramienta fundamental para desarrollo nacional.

Durante su presentación ante la Asamblea General de la Organización Internacional del Trabajo , destacó que el Perú es el primer país del mundo que reglamenta e implementa el , ratificado hace una década, a través de la Ley del derecho de la consulta previa a los pueblos indígenas u originarios.

Resaltó que el Gobierno peruano es respetuoso de los tratados internacionales y considera que la multiculturalidad y la diversidad son las principales fortalezas del Perú.

Añadió que el compromiso de su gestión es que más peruanos tengan empleo y anunció la puesta en marcha de mecanismos para la formalización en este sector.

También resaltó que la propuesta del Perú para derrotar la pobreza consiste en fomentar el trabajo digno y decente, pues nuestro país se ha convertido en un destino atractivo para las inversiones.

"En este mundo globalizado es necesario enraizar normas fundamentales y respetar derechos fundamentales como la libertad sindical y la negociación colectiva, prohibir la discriminación en el empleo, la erradicación del trabajo forzoso y sobre todo el trabajo infantil", afirmó.

"Nuestro pensamiento es promover políticas económicas que vayan de la mano de nuestros objetivos sociales. Hemos iniciado para ello una gran transformación desde el ámbito laboral, queremos lograr una verdadera inclusión social", añadió.