A plena luz del día y ante la mirada atónita de los vecinos, la Unidad de Cobranzas Activas de la Municipalidad Provincial de embargó seis ataúdes de una conocida funeraria que opera en la céntrica avenida Luzuriaga de dicha ciudad.

Los féretros fueron sacados con destino a la comuna provincial –que viene aplicando una regla dura contra todos los morosos– por una deuda tributaria de aproximadamente S/.8,000 que este establecimiento se negaba a cancelar, informó Canal N.