Tras el escandaloso de un almacén policial en , otro hecho similar ocurrido en pone nuevamente en el ojo de la tormenta el accionar de la Policía en su lucha contra el narcotráfico en el interior del país.

Durante una diligencia fiscal, los efectivos que participaron en un operativo en el que se incautaron 102 kilos de clorhidrato de cocaína camuflados en los balones de gas de dos vehículos se percataron de la misteriosa desaparición de poco más de la mitad del ilegal cargamento, informó América Noticias.

En ese momento, nadie supo explicar cómo se extraviaron los 52 paquetes de un kilo de la droga decomisada y almacenada en las instalaciones del Departamento de Operaciones Especiales de Control de Insumos Químicos y Productos Fiscalizados de Huánuco (DEPOES-CIQPF).

Fuentes oficiales consultadas por el noticiero señalaron que unos 10 policías han sido detenidos al ser sindicados como sospechosos de la desaparición de la droga, que pertenecería a un cartel mexicano por el símbolo de dos caballos impreso en los envoltorios.

En tanto, un grupo de policías de Control Interno arribará a Huánuco en las próximas horas para continuar con las investigaciones respectivas.