(Captura de TV)
(Captura de TV)

Personal de la División de Familia de la rescató en a un bebé de apenas tres meses que fue regalado por su propia madre que quería dinero para seguir bebiendo licor.

Una trabajadora de una conocida clínica local, identificada como Zaida Arcos Garay (32), dio aviso a las autoridades al ver al infante en manos de un alcohólico, al que le fue entregado el niño. Las fuerzas del orden llegaron poco después para rescatar al pequeño, informó América Noticias.

Las agentes de dicha división policial cambiaron el pañal y dieron de lactar al recién nacido, que luego fue trasladado al hospital El Carmen para que fuera atendido y trasladado a un albergue infantil.

Sin embargo, hasta la dependencia policial llegó Patricia Aparco Carhuacusma (19) reclamando a su hijo. "Sí, yo le dejé porque me aburrió mi hijo. Quería seguir tomando. Vi al borracho y se lo di para que se lo lleve", confesó la joven. La suerte del bebé se encuentra en manos del Tercer Juzgado de Familia de Huancayo.