La playa se ganó la atención del público luego del fallido intento de la Municipalidad de Lima de enarenarla como parte de su plan para restaurar el lugar en diciembre del 2011 y ahora el balneario luce abandonado y descuidado.

Como se puede ver en el informe presentado por el noticiero Primera edición, los baños públicos están en mal estado y no cuentan con caños, duchas ni fluorescentes, ya que todo esto ha sido robado por la falta de vigilancia.

Según la (Emape), el 15 de marzo la Municipalidad de firmó un acta de recepción de las obras de restauración, con lo que se convirtió en la responsable del mantenimiento y resguardo del malecón.

A pesar de esto, los trabajadores de los locales cercanos a la playa aseguran que la vigilancia es casi inexistente, ya que incluso muchas personas visitan el lugar y consumen bebidas alcohólicas en la vía pública. Ellos responsabilizan al alcalde distrital Augusto Miyashiro.

En tanto, , presidente del directorio de Emape, anunció que a fines de este mes se concluirá el estudio para enarenar de manera permanente la playa. La arena en esta zona, inaugurada el 22 de diciembre del año pasado, fue arrastrada por las olas del mar tras su colocación dejando al descubierto las piedras.