Nuevos indicios en el caso de Andrés López (22), joven detenido el pasado 10 de julio en Barranco y en una playa de Miraflores, ayudarían a esclarecer las circunstancias en las que se produjo su extraña muerte.

De acuerdo al atestado fiscal al que tuvo acceso América Noticias, los peritos de hallaron rastros de sangre en una de las paredes de las celdas de la comisaría de Barranco, lugar donde presuntamente el joven pasó sus últimos momentos de vida.

De otro lado, Godofredo López, padre del joven, aseguró que un hombre vestido de policía lo fue a buscar a su vivienda para tratar que la investigación "llegue a buen puerto", según se oye en un audio difundido por el noticiero.

Asimismo, denunció que cuando acudió a recoger el cuerpo de su hijo que fue exhumado por orden de la Fiscalía para hacerle nuevos exámenes, los empleados de la Morgue Central de Lima le entregaron un ataúd vacío.

"Abrimos el cajón y no había nada, solo ropa y en la parte de la cabeza pusieron unos bultos para aparentar que estaba allí", señaló el padre de Andrés López.