La Policía encontró en la orilla del río Rímac el cuerpo de un alemán de 27 años. El cadáver portaba su pasaporte, documento que permitió identificarlo como Christian Rudolf Doice, extranjero que llegó al Perú cuatro días antes del hallazgo.

Las primeras investigaciones en el lugar indicaron que el cadáver no tenía señas de agresiones ni lesiones evidentes, pero la Policía todavía no descarta la posibilidad de que se trate de un homicidio.

Doice tenía la cabeza rapada y gran parte de su cuerpo cubierto de tatuajes con su nombre.