El presidente expresó su rechazo al , donde un grupo armado irrumpió y asesinó a sangre fría a tres policías, el hijo de 14 años de uno de estos y la pareja de otro.

"Es un acto que condenamos y no habrá impunidad. Se han hecho avances importantes en el tema de la identificación de los autores de este execrable crimen que causa indignación nacional. (…) Expresamos nuestra solidaridad con la familia policial", sostuvo el jefe de Estado.

Asimismo, aprovechó para pedirles a los jueces que actúen con responsabilidad, al recordar el caso de la comisaría de Puerto Ciruelo, asaltada en noviembre y cuyo botín fue recuperado en un operativo en el que cayeron dos asaltantes, de los cuales uno fue liberado rápidamente por las autoridades judiciales de Bagua.

"El tema nos preocupa porque la Policía cumple con su deber de capturar a los delincuentes y, por otro lado, en algún juzgado, los están soltando. Eso no es un buen mensaje para la labor policial (…) No podemos tener dos líneas de conducción en estos casos", dijo el mandatario en Palacio de Gobierno.

NO SERÍA ATAQUE TERRORITAPor su parte, el ministro del Interior, Daniel Lozada, anunció que se contempla la instalación de un sistema de alarmas en las comisarías de las zonas rurales del país, a fin de que estén interconectadas y se apoyen ante una eventualidad, como lo ocurrido en la dependencia de Santa Rosa de Jaén.

Respecto al ataque en sí, comentó que no se trataría de un acto terrorista, en función a los avances de la investigación, por la cual, aseguró, se ubicará a los responsables. Lozada remarcó que las pesquisas son reservadas y se encuentran a cargo de un equipo policial de élite de la Dirección de Investigación Criminal y de la Dirección Contra el Terrorismo.