El sospechoso dijo que pronto se pondrá a derecho. (Captura de TV)
El sospechoso dijo que pronto se pondrá a derecho. (Captura de TV)

"No me estoy corriendo de nada, estoy afrontando esto. Estoy tranquilo. Estoy limpio, sé que no he hecho nada". Estas fueron las primeras palabras con las que Gustavo Guillermo Flores-Guerra Velásquez, desde la clandestinidad, se defendió de las acusaciones que lo sindican como el principal sospechoso del asesinato de una mujer que en la urbanización Brisas, en Ate.

En diálogo con América Noticias, Flores Guerra dijo que el pasado 1 de setiembre alquiló por un año únicamente el segundo piso del edificio para instalar su cebichería, la cual terminó cerrando 15 días después. Recién la semana pasada dijo retornó al lugar para retirar sus cosas.

Sin embargo, el contrato que firmó con el propietario del inmueble, Manuel Vidal, no especifica el piso que iba a arrendar.

El sospechoso del crimen dijo que en las dos semanas que funcionó su negocio cuatro mujeres trabajaron como meseras y que en el tercer nivel, donde se halló a la mujer asesinada, laboraban albañiles y carpinteros, quienes recibían varias visitas.

Flores Guerra dijo que ya acordó con su abogado dejar la clandestinidad y ponerse a derecho lo más pronto posible.