Nayleth, su esposo y sus dos hijos pequeños llegaron a vivir en un camión estacionado en Magdalena. Compartían el vehículo con otra familia venezolana. (Foto archivo GEC)
Nayleth, su esposo y sus dos hijos pequeños llegaron a vivir en un camión estacionado en Magdalena. Compartían el vehículo con otra familia venezolana. (Foto archivo GEC)

, directora nacional de CARE Perú, invocó a las autoridades del gobierno a acelerar las condiciones que permitan a los regularizar su situación migratoria en nuestro país, a fin de que puedan acceder a oportunidades laborales y atención en salud, y de esta manera afrontar la crisis económica por la pandemia del

Martens recordó que los venezolanos migrantes y refugiados, que se aproximan al millón, ya era una población vulnerable antes de la emergencia, pero a consecuencia de esta su situación ha empeorado.

“En el marco de la pandemia, el gobierno no ha anunciado ningún programa (de ayuda) a la población de refugiados o migrantes venezolanos. Por eso organizaciones como CARE Perú buscan la manera de ofrecerles protección y ayuda”, señaló en diálogo con este Diario.

Sin trabajo y sin atención en salud

La también ex ministra de Educación indicó que antes de la pandemia, cerca del 90% de venezolanos no contaba con contratos de trabajo o estos eran precarios, sin reconocimientos o beneficios. Con la emergencia la situación empeoró incluso para quienes tenían contratos regulares, los mismos que se redujeron en un 50%.

En cuanto a la salud, mencionó que el hecho de no contar con un DNI también les impide acceder a un seguro como el SIS, destinado a personas que viven en condiciones de pobreza.

MIRA: Marilú Martens: “Se requieren resultados sobre calidad de aprendizaje de estudiantes con Aprendo en casa”

Martens anotó también que si bien un 85% de hijos de venezolanos en edad escolar se insertó al sistema público escolar, ahora también forman parte de los 250 mil estudiantes a nivel nacional que han desertado de la educación a distancia en el marco de la pandemia, ya sea por falta de acceso a Internet o a herramientas tecnológicas.

Otra limitación es que no han podido convalidar sus títulos profesionales para poder ejercer. Por eso Martens hizo un llamado a órganos como la Sunedu (Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria) para acelerar estos trámites. Además, mencionó que muchos venezolanos no pueden concretar este trámite por falta de dinero.

A estos problemas se sumó el desalojo que han sufrido los migrantes por falta de pago de alquiler, lo que ha motivado que ahora vivan en condiciones muy adversas.

Muchos venezolanos tuvieron que regresar a su país tras perder su trabajo por la pandemia del coronavirus. (Archivo: BBC).
Muchos venezolanos tuvieron que regresar a su país tras perder su trabajo por la pandemia del coronavirus. (Archivo: BBC).

Debido a este adverso panorama CARE Perú desarrolló el proyecto Alma Llanera, a fin de atender sus diversas necesidades. Entre ellas la de alimentación a través de transferencias de dinero; un programa de salud mental para acompañarlos a sobrellevar su difícil situación, y asesoría legal para que puedan regularizar su situación migratoria, entre otros.

El proyecto, financiado con fondos del gobierno de Estados Unidos, también realizó actividades para promover la integración entre peruanos y venezolanos, a fin de combatir la xenofobia.


Como directora nacional de CARE, Marilú Martens esta al frente del proyecto Alma llanera, que busca brindar ayuda a los migrantes y refugiados venezolanos en nuestro país. (Foto archivo: GEC)
Como directora nacional de CARE, Marilú Martens esta al frente del proyecto Alma llanera, que busca brindar ayuda a los migrantes y refugiados venezolanos en nuestro país. (Foto archivo: GEC)

VIDEO RECOMENDADO:

Este año no habrá procesión del Señor de los Milagros

Procesión no se realizará este año, según arzobispo de Lima