(USI)
(USI)

(31), el hombre que en la Catedral de Lima al desatar una balacera, será recluido en un penal en las próximas horas.

Al menos así lo determina, por el momento, el Juzgado Penal de Turno Permanente de la Corte Superior de Justicia de Lima, a cargo de la jueza Fernanda Isabel Ayasta Nassif, que inició proceso de instrucción con orden de detención contra Urrutia.

Sin embargo, según sus familiares, el hombre sufre de esquizofrenia, por lo que su abogado recaudará la información correspondiente para que su patrocinado sea declarado inimputable.

"Estaba en una situación de fantasía, de irrealidad", comentó el letrado en RPP.

La jueza y acusa al ahora procesado por los delitos de coacción, disturbios, tenencia ilegal de armas de fuego y por peligro de incendio o explosión.

Gerson Urrutia permanece en las instalaciones del Juzgado de Turno de la Corte de Lima y luego será trasladado a la carceleta del Palacio de Justicia.