(AFP)
(AFP)

, alias Caracol, ocupa la celda que dejó libre el sentenciado por terrorismo del MRTA, Peter Cárdenas Shulte, en la Base Naval del Callao, y bajo un régimen excepcional de seguridad. El reo fue llevado en un helicoptero.

El jefe del Inpe, Julio Magán señaló que esta celda tiene un tamaño de dos metros de largo por dos metros de ancho, además el recluso solo recibirá visitas de familiares directos y su abogado, mediante un locutorio, y con derecho a una llamada telefónica al mes.

Indicó que en el caso que esa llamada se detecte algún contenido ilícito, inmediatamente será intervenida por personal de la Marina de Guerra, que tiene a su cargo la seguridad interna y externa de ese establecimiento penitenciario.

POR SU SEGURIDADEn conferencia de prensa, Magán señaló que se decidió el traslado de Caracol a la Base Naval del Callao, porque su presencia en Piedras Gordas I, en Ancón, donde inicialmente fuera recluido, había generado tensiones entre los cómplices de su banda, Barrio King, y los integrantes de bandas rivales, también internados en ese establecimiento.

"Por esas consideraciones, dentro del marco de seguridad, para garantizar su seguridad física, como del establecimiento penitenciario, se ha tomado esta decisión preventiva", explicó.

Aclaró que con esta decisión el Instituto Nacinoal Penitenciario (Inpe) no renuncia a su autoridad penitenciaria, pues el penal que funciona en la Base Naval, si bien es una base militar, la cárcel es civil, y así lo ha reconocido el Tribunal Constitucional.

Dijo que también pesó en esta decisión el hecho que Gálvez Calle es considerado el interno más peligroso del país por la Policía Nacional.