(USI)
(USI)

Pretender pescar en río revuelto podría costar caro al alcalde de Magdalena, Francis Allison, y a los regidores de su comuna que a quienes den información para la captura de los que agredieron brutalmente a la Policía durante el fallido operativo del pasado jueves en .

Y es que más allá del oportunismo o la buena intención, según como se vea la medida, el burgomaestre, con el aval de su concejo, pretende usar el dinero de los vecinos de Magdalena con fines ajenos a los intereses de su jurisdicción.

"Los miembros del concejo podrían ser denunciados penalmente por malversación de fondos, ya que están utilizando el dinero de la comuna en una situación que no es atribuida a ellos", dijo a Perú21 el especialista en temas municipales .

Explicó que el alcalde y los regidores incurren en usurpación de funciones*, porque este tema le compete a la . Además, estarían entorpeciendo las investigaciones que realiza la Policía Nacional.

"La decisión trae consigo ilícitos penales como abuso de autoridad, malversación de fondos y usurpación de funciones. Cualquier vecino puede interponer una denuncia en el Ministerio Público contra el alcalde y los regidores que votaron por la medida", sostuvo Castiglioni.