La mujer ya regresó a su casa de Surco. (USI)
La mujer ya regresó a su casa de Surco. (USI)

La Policía Nacional resolvió en corto tiempo de la cubana nacionalizada peruana Yanielka Rigñack Blet, de 28 años. Ella confesó que inventó un secuestro para huir de su casa debido a las constantes peleas con su esposo, Wilder Ulloa Ascencio (45), un funcionario de la Sunat.

Ulloa Asencio denunció el viernes en la comisaría de Sagitario que su esposa había sido raptada cuando se dirigía a recoger a su hija de 3 años en un nido de Surco.

Sin embargo, los supuestos plagiarios nunca llamaron a los familiares para negociar la liberación. Eso llamó la atención de los agentes y sospecharon que todo se trataría de una pelea conyugal.

Y así fue. La mujer le envió a su pareja un mensaje desde su celular y le contó que todo fue una mentira. Él la llamo y limaron asperezas. El sábado por la tarde ambos se juntaron con sus hijos en su vivienda ubicada en la urbanización Los Parrales, en Surco.