Isabel Mirella Tello Chanduví, la madre que de nueve años en San Miguel, podría terminar en un centro psiquiátrico y no en un penal, si se comprueba que padece trastornos mentales que no le permiten actuar con sano juicio.

Aunque el delito de filicidio está penado hasta con 35 años de prisión, según el experto en derecho penal, Luis Lamas Puccio, sería importante determinar primero si la mujer actuó con absoluta lucidez o conocimiento cabal de lo que hacía.

"El proceso va a estar orientado a evaluar la conducta y el estado mental de esta señora para conocer si sufre de un trastorno severo de su personalidad o actuó bajo los efectos de algún tipo de trastorno. Si es así, se podrá concluir que no está en su sano juicio", indicó en 90 segundos.

Por el momento, Tello se encuentra recluida en el penal de Santa Mónica, pero luego de concluido el proceso podría ser trasladada a una institución de salud mental. En tanto, su madre también sería .