Familiares de las víctimas. (USI)
Familiares de las víctimas. (USI)

Dos de los tres sobrevivientes de un trágico accidente de tránsito ocurrido en , en el que murieron 9 trabajadores peruanos y un nicaragüense, agradecieron hoy el apoyo que han recibido en los tres últimos meses.

Aldo Medina y Juan José Ariza, quienes viajaban en una furgoneta que el pasado 6 de febrero ubicada a unos 140 kilómetros de Toronto, ofrecieron una conferencia de prensa, donde recibieron sendos cheques por US$15 mil de parte del sindicato UFCW, que empezó a recolectar donativos tras el accidente.

El tercer sobreviviente, Edgar Sulla Puma, se encuentra en coma en un hospital de la localidad de Hamilton, en Ontario.

El presidente de , Wayne Hanley, dijo que parte de los US$200 mil recaudados será entregado a las familias de las víctimas, pero expresó su molestia por la falta de colaboración de las autoridades peruanas para localizar a estas personas.

Entre sollozos, Medina y Ariza contaron por lo que pasaron ese trágico día. "Recuerdo que mi compañero Óscar (Campomanes), que estaba delante mío, estaba en el piso boca arriba, con mucha sangre en el rostro. Me miraba y movía la boca como pidiendo que le ayude. Pero me sentí indefenso. No podía moverme ni decirle espera", refirió Ariza.

"¡Me siento culpable, culpable de no haber hecho algo por ellos! Es algo que trato de olvidar todos los días, pero no puedo", añadió.

Ambos peruanos señalaron que aún sufren física y psicológicamente las consecuencias del accidente, y que los doctores les han indicado que nunca se recuperarán totalmente, por lo que piensan pedir la residencia permanente en Canadá "por motivos humanitarios", ya que en Perú, dadas las precarias condiciones en las que van a quedar, no tendrían forma de subsistir y no quieren convertirse en una carga para sus seres queridos.