Su pequeño cuerpo no aguantó más. El menor de tan solo ocho años que fue falleció esta tarde en el hospital Cayetano Heredia minutos después de la 1 p.m., luego de tres días de penosa agonía.

Como se recuerda, C.E.S.C. quedó inconsciente, con el lado derecho del cuerpo inmóvil y conectado a un respirador artificial luego de recibir un impacto de bala en la cabeza durante un tiroteo entre policías y delincuentes.

El doctor Raúl Acosta, jefe del Departamento de Emergencias y Cuidados Intensivos del referido nosocomio, había indicado que el estado del niño era delicado, ya que el proyectil ingresó por la parte frontal del cerebro y salió por la nuca, lo que causó gran daño en zonas vitales como el tálamo y el mesencéfalo.