La capturó a Evelyn del Carmen Dávila Morote, de 34 años, una expolicía que se dedicaba a extorsionar a diferentes hombres con quienes mantenía relaciones clandestinas.

La mujer ya tenía un modus operandi. Su última víctima fue un sujeto con el que terminó una relación hace tres meses. Desde entonces, lo amenazó con entregarle a su esposa fotos que le había tomado en la intimidad, si no le pagaba S/.2 mil.

Lo que no esperaba es que el hombre le tendería una trampa. Él denunció el hecho y Dávila Morote fue detenida mientras acudía a cobrar el dinero en el asentamiento Humano '23 de setiembre' en Santa Anita.