Abanto Guzmán dijo que no reconoció a su hija por un acuerdo con la madre. (USI)
Abanto Guzmán dijo que no reconoció a su hija por un acuerdo con la madre. (USI)

El exobispo auxiliar , quien dimitió tras ser demandado por paternidad, reconoció que es el , fruto de la relación amorosa que sostuvo con la joven Alexandra de la Lama.

"Yo nunca he negado que esa niña es mía, yo nunca me he resistido a firmarla. Lo que sí he pedido es tiempo para hacer las cosas con tranquilidad, para que no provoquemos ningún escándalo", declaró Abanto Guzmán al programa Punto Final de Frecuencia Latina.

El exsacerdote manifestó que cuando la muchacha salió embarazada se decidió que solo ella aparezca como la madre. "Era un secreto que se iba a mantener para toda la vida", refirió.

Indicó que él mismo bautizó a la niña y que, por petición de la joven, figuró como padrino. "No la veo desde el día de su cumpleaños, el 5 de junio, cuando Alexandra le contó a sus padres la verdad", refirió.

Asimismo, Abanto Guzmán dejó entrever que no se ha desatendido de la manutención de la pequeña.

El cardenal , arzobispo de Lima, le que afronte con "hombría" su paternidad y confirmó que el Vaticano aceptó la renuncia del ahora exobispo.

"No ocultamos nada. La Iglesia respeta y respetará a la justicia civil, a los procesos judiciales en marcha. Tolerancia cero con todos estos temas. Mi solidaridad con la honra de las personas perjudicadas, en especial con esta niña inocente, que debe ser reconocida por su padre", enfatizó el cardenal.

El Tercer Juzgado de Paz letrado de Surco había dado un plazo de diez días a Guzmán para reconocer a la pequeña.

SE REFIRIÓ A CIPRIANI"¿Es falta de hombría asumir las cosas en silencio para no hacer daño a la Iglesia ni a las personas involucradas? ¿Es falta de hombría reaccionar con actitudes de paz y mansedumbre?", se preguntó el exobispo auxiliar de Lima.El caso concitó la atención de la prensa, después de que hace dos semanas se desatara un escándalo tras conocerse que la Fiscalía ha iniciado una investigación por presunta pedofilia contra el exobispo auxiliar de Ayacucho , de 53 años.

El papa Francisco le impuso a Miranda la pena de dimisión "por pecados contra el sexto mandamiento (no cometer actos impuros)", según confirmó en ese momento el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), .