Ex serenos venezolanos denuncian a la Municipalidad de San Miguel por falta de pagos

Trabajadores reclaman el pago de sus remuneraciones. La municipalidad informó que viene elaborando un cronograma de pago y  aclara que la falta de abono respondía a la baja recaudación. 

Exserenos denuncian a la Municipalidad de San Miguel falta de pago de sus remuneraciones

La municipalidad afirma que está elaborando un cronograma de pago con los trabajadores para que se les realice el abono respectivo. (Captura: BDP/Difusión)

La municipalidad afirma que está elaborando un cronograma de pago con los trabajadores para que se les realice el abono respectivo. (Captura: BDP/Difusión)

La municipalidad afirma que está elaborando un cronograma de pago con los trabajadores para que se les realice el abono respectivo. (Captura: BDP/Difusión)

Redacción Redacción

Un grupo de ciudadanos venezolanos que radica en nuestro país denunció que la actual gestión municipal de San Miguel , liderada por el alcalde Eduardo Bless, no cumple con pagarles sus remuneraciones desde aproximadamente tres meses. Ellos trabajaban en la subgerencia de serenazgo. 

Francisco Oropeza es un paramédico que llegó al Perú en octubre de 2016. Inició su labor como sereno en la municipalidad en febrero de 2017; sin embargo, la noche del 27 de octubre de aquel año junto a un grupo de serenos de San Miguel, intentó defender al burgomaestre del ataque de otros serenos de Lima. El enfrentamiento dejó ocho heridos debido a la disputa de una obra en la calle Mantaro.

Oropeza, producto de la trifulca, recibió golpes y hasta la fecha tiene comprometido el brazo derecho. Denuncia que fue separado del grupo de serenazgo desde mayo de este año de manera arbitraria y no recibió explicación alguna. Ocurrió cuando estaba en descanso médico.

“El mismo alcalde [ Eduardo Bless] se comprometió a que no me iban a sacar del equipo. Le creí, pero al mes y medio acudí a la municipalidad y me avisaron que ya no formaba parte del equipo. Ahora ya no me dejan entrar a la comuna”, contó. Demanda el pago de tres meses de sueldo y atención médica pues su brazo no ha podido ser operado.

La misma situación la enfrenta Jhonatan Rivas que a sus 32 años se ve sorprendido con lo ocurrido en nuestro país. El ciudadano venezolano contó que comenzó a trabajar como sereno en abril de este año.

Sin embargo, cuestionó la posición tomada por la Municipalidad de San Miguel al revelar que ya no acude a la subgerencia de serenazgo porque le deben el pago de octubre y noviembre. 

“Serían tres días que ya no acudo. No tengo dinero. Más que todo el tema es que somos padres de familia. Existen serenos peruanos afectados con la falta de pago, pero no sé porque no quieren hablar”, lamentó Rivas. 

Una situación similar, es protagonizada por Adrián Barreto, ciudadano venezolano que desde hace tres meses no cobra su sueldo como miembros de la División de Intervención Especial de la Municipalidad de San Miguel.

Barreto, quien cumplió el cargo de jefe de seguridad del Poder Judicial en Venezuela, explicó que aún no ha renunciado pero desde el viernes 30 no acude a la comuna porque no cuenta con ingresos y ha tenido que dejar de vivir en su cuarto alquilado.

“Para allá ya no voy más. Necesito que me paguen mi dinero”, demandó el ciudadano extranjero quien espera que se le pague, pues tiene una hija en Venezuela. 

-Sunafil interviene-

El ciudadano venezolano Francisco Oropeza informó que acudió ante la Sunafil, ente fiscalizador del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), para denunciar su caso.

Ante la situación, la institución visitó esta semana la Municipalidad de San Miguel y encontró varias deficiencias como la falta de pago, la falta de capacitación de seguridad de los trabajadores y que estos no contaban con un seguro. 

-Municipio garantiza pagos-

En respuesta a las denuncias, la Municipalidad de San Miguel informó que desde la última semana de diciembre se vienen realizando reuniones con los trabajadores de la subgerencia de Serenazgo.

La municipalidad afirma que está elaborando un cronograma de pago con los trabajadores para que se les realice el abono respectivo. “Los meses de agosto, setiembre, octubre son de baja recaudación por ello ha existido demora en el abono. Sin embargo, existe el compromiso de pago para que no exista deuda al término de la gestión”, señala el pronunciamiento.

Añadieron que se ha iniciado el proceso de amnistía lo que va permitir que se cumpla con los compromisos realizados.

Ir a portada