En una reciente entrevista, señaló que todas las personas implicados en el asesinato de su madre, la empresaria Myriam Fefer, incluido su hermano Ariel, deben de ser investigados a profundidad, a raíz del ocurrido en agosto de 2006.

"Para mí Pinkas Flint (amigo íntimo de Myriam Fefer), al igual que todas las otras personas que fueron sospechosas en un primer momento (del asesinato de su madre) han debido ser más investigadas… Sospecho de todos, incluyendo de mi hermano y de Julio Moscol (expareja de Ariel)", dijo en el programa No culpes a la noche.

La joven también recordó que el día de la muerte de su madre se sorprendió al ver a Flint en la escena del crimen. "No entiendo por qué este señor entró mientras mi madre todavía estaba tendida en el suelo, muerta", sostuvo.

Consultada sobre si le preguntó al citado abogado el motivo de su presencia, este le contestó que venía a apurar los trámites. "En ese momento le grité: 'qué es lo que había que apurar si mi mamá está muerta'", contó Eva.

TEME AL VERDADERO AUTOR INTELECTUALReiteró que siente miedo del verdadero autor intelectual del crimen, ya que con su poder no ha dejado que el caso se esclarezca después de tantos años. Sin embargo, admitió que el criminal ahora no se está riendo tanto porque el caso ha dado un giro que nadie esperaba.

"Yo sé que soy inocente y sé también que hay alguien que por algún motivo quiere hacerme ver culpable. Que quiere que me condenen, que me quede en la cárcel y que pague por el asesinato de mi madre, un crimen que no he cometido", agregó.