En base a lo reportado por los médicos del Servicio de Emergencia del hospital Hipólito Unanue, el Ministerio de Salud informó que , acusada de mandar asesinar a su madre, Myriam Fefer, sufrió, durante la lectura de sentencia del caso, producto de un síndrome ansioso y alcalosis respiratoria.

"La paciente ingresó con adormecimiento perioral (área que está alrededor de la boca), lengua y con dificultad para pronunciar palabras. Aunque se indicó que presentó espasmos carpopedales (contracciones de las manos o pies), estos no se evidenciaron en el hospital", señala .

Además, precisó que los galenos explicaron que "esta condición está asociada a una hiperventilación; es decir, a la respiración rápida o profunda que puede ocurrir en estados de ansiedad o pánico, lo que puede dejar a la persona con una sensación de falta de aliento".

Asimismo, remarcó que la joven, al salir del mencionado centro médico, aún presentaba síndrome ansioso y estrés agudo.

Bracamonte Fefer fue trasladada después a la clínica San Borja, de donde fue dada de alta en la noche. Ella permanece en su vivienda bajo protección policial, a la espera que este lunes se le dicte sentencia.