Sigue actualizado en nuestra APP

Javier Gamero, experto en criminología: "Esto es real, ISIS está en la región"

En alerta. Experto advierte que Estado Islámico está ganando terreno en zonas vulnerables de países de América Latina, incluido Perú.

El último martes, Brian Eugenio Alvarado Huari, de 23 años, fue detenido en San Juan de Lurigancho. La Policía Nacional lo seguía desde hace meses, por presuntos vínculos con la agrupación terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Esta semana se realizó una conferencia sobre megaterrorismo en el Fuero Militar Policial (FMP), que tuvo como ponente a Javier Gamero Kinosita, experto en el tema. Él advierte sobre la penetración del mensaje de ISIS en jóvenes, sobre todo en los que se encuentran en situación de vulnerabilidad e inmersos en conflictos sociales.

La Policía ha detenido a un joven, presuntamente vinculado a ISIS. ¿Es probable que este grupo terrorista esté presente en el Perú?
Hay una penetración cultural, política y religiosa. A mi juicio, este es un caso aislado, de un lobo solitario. Es una variante light del islamismo, no es que esta persona tenga una fe confesional profunda del islam. Se trata de pequeños criminales en busca de una identidad. Esto pasa en Estados Unidos, donde muchos jóvenes cometen atentados sin profesar el islam. Ellos beben alcohol, tienen una vida libertina, no respetan las creencias ni las restricciones sociales que exige el islam.

Entonces, ¿por qué se dejan llevar por ideas terroristas?
Quizá por necesidades económicas o por vivir una aventura. Ellos caen en redes que reclutan personas para cometer ilícitos. En el caso del joven peruano, habría que ver los antecedentes. Generalmente se trata de sujetos que realizan actos aislados. Sin embargo, debe haber un trabajo de inteligencia. Hay casos del hombre camión, el hombre cuchillo, son modalidades, pero, insisto, no son personas que mueren por el islam, como Osama bin Laden, que estaba cegado por su fe musulmana.

Entonces, ¿cómo operan estos lobos solitarios?
Hoy en día se habla de una proletarización del islam, una ideologización ‘fast food’ del islam, de personas que están desorientadas socialmente, culturalmente, y van a coger el islam, pero no de verdad sino de mentira, solo para llamar la atención y hallar una identidad, un nombre. Quizá este sea el caso del muchacho peruano que fue detenido en San Juan de Lurigancho, ya que esto se refleja realmente en jóvenes que están desorientados ideológicamente o que están atravesando una crisis emocional. En Europa, esto es la falta de conocimiento técnico y profundo del islam, de las convicciones que, a mi juicio, no existen en los lobos solitarios.

¿Cómo es que el ISIS logra captar a jóvenes europeos?
Quizá el islam les brinda una oportunidad de identidad. Los extremistas buscan personas que están segregadas socio-laboralmente. Están frustrados, no encuentran esa mujer, esa casa, esa riqueza con la que soñaban. Ellos van a encontrar en el islam una notoriedad. Pero también están las personas que lo tienen todo y se enrolan en el islam. Según la sicología criminal, esto es por convicción. Por ejemplo, Mohamed Atta, uno de los que atentó contra las Torres Gemelas, estudió en Alemania, era piloto de avión, trabajaba en una línea aérea, no tenía la necesidad de recurrir a esto. Sin embargo, él tenía fe y profesaba el islam.

¿Este tipo de atentados podrían ocurrir en la región?
Lo cierto es que el ISIS está llegando a la región. En Venezuela, en Colombia, en las zonas altoandinas y amazónicas. Hay tribus indígenas que se han convertido en su totalidad al islam. Cada año, 800 personas se convierten al islam en Ecuador, hay estadísticas sobre esto. No hay presencia del Estado, son personas precarias y el islam se aprovecha de eso. Ya se ha visto su presencia en zonas con conflictos socioambientales.

En el Perú, ¿cuál es la situación?
Existen alianzas estratégicas entre el narcotráfico y los movimientos islámicos, y también con la minería informal. El desempleo es otro factor importante. Tengo entendido que la Dirección Nacional de Inteligencia, la DINI, viene haciendo seguimiento a ciertas personas. Esto es una realidad, el ISIS está en la región. Existen medios, la Web Oriente, el canal de televisión Al Manar, que funcionan en toda América Latina. Ahí hablan sobre la resistencia islámica. Pese a esto, aquí aún no alcanza la connotación que tiene en Europa porque ahí hay grandes guetos y comunidades musulmanas debido a la cercanía geográfica. En América Latina, en Brasil hay dos millones de musulmanes; en Argentina hay casi un millón y en el Perú, unos cinco mil. Recordemos que el ISIS es un estado religioso radical.

¿Qué se puede hacer ante la expansión del ISIS?
Hay que estar atento a las fundaciones, escuelas y asociaciones culturales islámicas que puedan estar haciendo un trabajo oculto, como ocurrió en la época de Sendero Luminoso, cuando el maoísmo-marxismo-leninismo fue a las zonas altoandinas de Ayacucho para brindar asistencia y educación. En ese momento, el Estado no se dio cuenta de que se estaba difundiendo una ideología que después fue germinando y tuvimos una década de terror en el Perú. Ahora, con las redes sociales, ese mensaje se expande más rápido. Existe un califato digital con lenguaje coránico, sus signos de batalla van sensibilizando sobre todo a los jóvenes, que van a sucumbir ante el fanatismo. De eso se aprovecha el islam.

En la conferencia habló del neoterrorismo, ¿se refiere a esta expansión?
El neoterrorismo es el terrorismo actual, que es descentralizado, se da a través de redes sociales, no tiene sede, no tiene límites y nadie sabe quién lo controla porque está en todas partes. Bajo este neoterrorismo, vivimos una especie de guerra fría, difícil de detectar.

DATOS:
- Javier Gamero Kinosita es oficial en retiro de la Policía Nacional del Perú. Estudió leyes y un máster en criminología en la Universidad de Berna, en Suiza.
- Actualmente, es intérprete de las Cortes Jurisdiccionales y de la Policía del Cantón de Berna, y docente en el Centro de Perfeccionamiento de la Asociación Internacional de Policía en Colonia, en Alemania.
- Es miembro de la Sociedad Suiza de Derecho Penal, la Sociedad Europea de Criminología y la Sociedad Internacional de Criminología.

Ir a portada